lunes, 5 de diciembre de 2016

Solaridad con las compañeras del SEPC en la lucha contra las tasas

El pasado 1 de diciembre, los compañeros y compañeras del SEPC Països Catalans realizaron una ocupación pacífica de un espacio de la Universidad con la intención de luchar por una bajada de un 30% en las tasas universitarias. Ante esta situación, los Mossos d'Esquadra desalojaron a los y las estudiantes allí encerradas, impidiendo que continuasen con su acción reivindicativa.
Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil de Granada queremos mostrar nuestro total apoyo y solidaridad con las compañeras del SEPC y con todas aquellas estudiantes que día a día luchan en sus ciudades y centros de estudio para acabar con la privatización de la educación. La bajada de las tasas es una reivindicación más que legítima por la que todas debemos luchar, por lo que con incluso más motivo mostramos nuestro apoyo a todas las compañeras que están luchando por ello.

Por último, creemos imprescindible enfrentarnos a esta represión brutal que vivimos las estudiantes en lucha, así como unir todas nuestras reivindicaciones para poder alcanzar el mayor número posible de victorias. 
 


¡NO A LA REPRESIÓN DE LAS ESTUDIANTES EN LUCHA!
¡POR LA BAJADA DE LAS TASAS UNIVERSITARIAS!

Comunicado sobre la situación actual de la cafetería de Trabajo Social

Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil estamos preocupadas por el hecho de que desde hace dos años no hay cafetería en la Facultad de Trabajo Social tras su cierre por una cuestión económica de la empresa que la regía: no se pagó la seguridad social a los trabajadores, lo que hizo acumular una deuda. En el juicio que tuvo lugar a finales del curso pasado se concluyó que la responsable era la empresa pero, por considerarse esta insolvente, la Universidad tuvo que asumir la deuda.
Para nosotras, este resultado es un fracaso evidente de la gestión de la universidad, culpa de la política de subcontratación o externalización, que es llevada a cabo con el pretexto de que es más rentable económicamente, lo cual también se ha demostrado falso pues finalmente han tenido que pagar dicha deuda. Además, las consecuencias de esta política no son más que un peor trato a los y las trabajadoras, sueldos más bajos, precarización y una calidad inferior del servicio que se ofrece, por la competencia que guía los concursos mediante los que funciona este tipo de régimen.
Nosotras defendemos el fin de las subcontratas y la apertura de una cafetería pública que ofrezca un servicio que consideramos necesario para el estudiantado de las facultades de Relaciones Laborales y la de Ciencias Políticas y Sociología.
Exigimos a los organismos competentes de la Universidad una explicación pública de la situación actual respecto a todo lo relativo a la cafetería con todos los detalles pertinentes: deuda que se acumuló por parte de la empresa, cómo se llevó a cabo el despido de los trabajadores, resolución del juicio que se realizó y el posible planteamiento de una reapertura.

viernes, 2 de diciembre de 2016

LA COORDINADORA SINDICAL ESTUDIANTIL ANTE LA NUEVA SITUACIÓN DE LAS REVÁLIDAS Y LA L.O.M.C.E.


1.     INTRODUCCIÓN
Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil queremos analizar a la par que celebrar la victoria que el movimiento estudiantil y sus organizaciones han conseguido tras la última huelga del 24N. Tras años de constante movilización contra los diferentes ataques que los y las estudiantes y la educación pública han sufrido, parece que, de forma tímida se empiezan a obtener victorias.
Desde que comenzó la crisis económica, dichos ataques se han ido acentuando (éstos empezaron mucho antes). La bestial subida de tasas en las universidades públicas con más de 120.000 expulsadxs ya por esta razón, la LOMCE, las reválidas, los recortes presupuestarios que conllevan el despido de más de 20.000 docentes y personal educativo son solo las puntas de lanza de una política que a largo plazo lo que busca es privatizar en mayor grado la educación, mercantilizarla y hacerla menos accesible en sus niveles superiores a los hijos e hijas de la clase trabajadora para fomentar una división del trabajo aún más desigual.
A estos ataques el movimiento estudiantil ha respondido de manera desigual a lo largo del tiempo, nivel educativo y de la geografía del estado. Ha habido con la aprobación de cada decreto una serie de huelgas y movilizaciones de carácter masivo que después se han “desinflado” o quedado sin perspectivas por diferentes defectos de los que adolece el movimiento estudiantil.
Por un lado, a pesar de la masividad de las movilizaciones, éstas no han sido capaces aún de generar marcos y aprendizaje de autoorganización que puedan superar a las estructuras estudiantiles existentes y por tanto puedan dar un carácter realmente masivo y sostenible en el tiempo a la movilización.
Por otro lado, si bien las organizaciones estudiantiles más activas han crecido a lo largo de todas estas peleas tanto cuantitativa como cualitativamente, éstas aún siguen con la asignatura pendiente de la coordinación en la intervención del movimiento estudiantil y la elaboración conjunta de una hoja de ruta para las reivindicaciones del movimiento.
Además, pocas de ellas siguieron movilizando durante el periodo electoral, fruto en parte de la esperanza y dedicación a que hubiera un posible gobierno alternativo, lo cual mermó bastante la capacidad del movimiento estudiantil de dar saltos hacia delante. De cara al futuro, es importante decir alto y claro que, como acabamos de comprobar y es norma a lo largo de la historia, es mediante la movilización sostenida como los y las estudiantes podemos conseguir la educación que necesitamos. Es necesario recordar que “gobierne quien gobierne” seguiremos luchando.
Es más, parte de la reciente victoria del movimiento estudiantil se da gracias a que, como lucha social, no se paraliza del todo durante el periodo de mayor debilidad institucional.
2.     HUELGAS 26-O Y 24-N, REVÁLIDAS Y LOMCE
Este curso 2016/17 comenzaba con la aprobación del decreto de las reválidas, las cuales amenazaban con dejar sin título de ESO y bachiller a miles de estudiantes en los próximos cursos y a realizar un examen con un contenido sin determinar hasta bien avanzado el curso a los y las estudiantes que quisieran acceder a la universidad.
Pero además, a nivel institucional comenzaba con la formación de un nuevo gobierno del PP en minoría. Ello daba muestra de una debilidad institucional mayor que, tras un periodo electoral donde diferentes fuerzas con capacidad de movilización en todos los sectores, “animaba” a la movilización.
De hecho, se convocaba desde mediados de septiembre por parte del SE a la huelga general estudiantil el 26 de octubre, siendo después ésta una fecha de huelga educativa con la adhesión de diferentes sindicatos de docentes de forma desigual a lo largo del estado. Dicha fecha de huelga deja a lo largo del estado manifestaciones y movilizaciones masivas y supone el primer golpe de masas para el recién estrenado gobierno.
Tras el éxito de dicha movilización, desde el Sindicato de Estudiantes se convoca una nueva fecha de huelga estudiantil el 24 de noviembre. Dicha fecha deja atrás a los sindicatos docentes por su falta de combatividad y capacidad de movilización, así como a parte de los agentes estudiantiles que en la anterior convocatoria habían construido la huelga.
Aún con todo, la movilización vuelve a mostrar que el rechazo a las políticas de recortes y privatización es importante en el estudiantado y que, en concreto, el sector de enseñanzas medias rechaza y se moviliza contra las nuevas “reválidas”. A los pocos días, una reunión entre el ministro y los y las consejeras de educación de las diferentes comunidades autónomas se resolvía con el paso atrás por parte del gobierno en las reválidas y algunos aspectos de la LOMCE.
En concreto, las reválidas de la ESO y la educación primaria pasarán a ser solamente consultivas y no se realizarán más que en una muestra de centros educativos. Además, tanto éstas como las de bachiller dejarán de tener definitivamente efectos académicos (el suspenso de la prueba no dejará sin título a los y las estudiantes). La prueba de 2º de bachiller queda bastante parecida a la selectividad, siendo una prueba compuesta por 6 exámenes de asignaturas exclusivamente de este curso. Concretamente, 4 materias troncales comunes (historia de España, Lengua, primer idioma extranjero y matemáticas, latín, matemáticas aplicadas a las ciencias sociales o fundamentos del arte, dependiendo del bachiller) y 2 troncales propias del bachiller. Dichos exámenes suman 14 puntos (dependiendo de la titulación a la que se quiera acceder como pasaba hasta ahora) y serán los que den acceso a cualquier universidad estatal.
Dichos exámenes se realizarán como hasta ahora, en junio y septiembre, teniendo éstos una duración de 60 minutos (4ºESO) y 90 (2ºbachiller) con 15 y 20 minutos de descanso mínimo entre ellos respectivamente.
En resumen, tras dos huelgas estudiantiles en este curso, el gobierno echa atrás los efectos académicos de las reválidas (condicionar a su superación la obtención de título), la gestión privada y externa de las pruebas (será cada universidad la que realice las pruebas en su distrito en base a los criterios ministeriales), se recupera el único examen de acceso y a nivel estatal, con contenidos únicamente de 2º de bachiller y de 4º de la ESO (siendo además las de la ESO solo muestrales en un puñado de centros) y se eliminan algunos aspectos de la LOMCE como por ejemplo la no titulación del graduado en ESO de la FP básica (ahora si obtendrán el título) o los diferentes itinerarios de los graduados en ESO (siendo ahora el mismo título para todas las modalidades y con los mismos “derechos” de seguir estudiando).
3.     PERSPECTIVAS
Esta victoria, seguramente temporal hasta que un nuevo pacto de estado por la educación que unifique a PP, C’s y PSOE vuelva a poner en el punto de mira las medidas echadas atrás, es y ha sido fruto de múltiples movilizaciones en el sector estudiantil. Es el movimiento estudiantil la única lucha que se ha mantenido en tensión de manera regular (aunque como es obvio, con alzas y bajas en la movilización) y es por ello que este nuevo gobierno en minoría ha tenido que empezar a ceder con el sector que más se ha movilizado.
Es la organización del estudiantado, el debate y reflexión colectiva para la lucha continuada lo que permite a los y las estudiantes obtener las condiciones de estudio y de vida que necesitan y merecen.
Pero la lucha ni mucho menos acaba aquí. Esta victoria nos debe hacer más y más fuertes. Nos ha de dar impulso para derogar del todo la LOMCE, el 3+2, los recortes, los despidos y plantar cara a una más que probable ley injusta fruto del, tan aclamado por algunos, pacto de estado.
Tenemos que ser muchos más en cada clase, en cada instituto, en cada facultad. Más estudiantes que pelean de manera organizada y permanente por sus derechos y sus condiciones de estudio. Pero también tenemos que ser “mejores”. Mejores a la hora de poder converger en dicha lucha todas las organizaciones que hemos contribuido a esta victoria.
Es necesario que todas las organizaciones estudiantiles a nivel estatal, nacional, regional y local se encuentren para afrontar de manera conjunta este nuevo periodo que parece abrirse en el movimiento estudiantil. Es necesario que dichas organizaciones acuerden un programa de movilización conjunto que además su elaboración y puesta en práctica sea llevada a cabo por el máximo número de estudiantes, pertenezcan éstos a alguna organización estudiantil o no. Hemos de superar las dinámicas sectarias y de autoconstrucción por parte de algunas organizaciones estudiantiles para poder fortalecer la intervención en el conjunto del movimiento.

LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO, LAS REVÁLIDAS SOLO HAN SIDO EL PRINCIPIO. SIGAMOS LUCHANDO, SIGAMOS GANANDO

Coordinadora Sindical Estudiantil

jueves, 10 de noviembre de 2016

La Coordinadora Sindical Estudiantil ante la Huelga Estudiantil del 24-N

  1. SITUACIÓN DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y CONTEXTO POLÍTICO

Displaying 24Nmani.jpeg
El comienzo del curso 2016/17 está siendo más convulso que alguno de sus precedentes. Por un lado, la aprobación del decreto de las ya conocidas reválidas y la masiva huelga del 26 de octubre, muestran de nuevo un conflicto abierto entre el pasado y presente gobierno con el estudiantado.
Por otro, la convergencia con parte de las organizaciones sindicales de docentes en dicha huelga, la convocatoria de una nueva jornada de movilización para el día 24 de noviembre, así como las diferentes luchas y resistencias que se están dando en todo el estado; parece mostrarnos un posible auge de la movilización tras el periodo electoral.
Por su parte, el movimiento estudiantil aún no ha vuelto a tener la efervescencia que tuvo en la lucha contra las tasas, Bolonia u otras medidas que sí generaron un clima de movilización multitudinaria en los centros de estudio y en especial en las universidades. Pero sí sigue mostrando un alza en el grado de organización y ciertas resistencias sobre todo en enseñanzas medias.

  1. DEL 26 O AL 24 N

En este contexto, el día 26 de octubre, hubo una huelga estudiantil y educativa (dependiendo de los territorios ya que las organizaciones sindicales del profesorado no tuvieron una postura uniforme a lo largo del estado para convocar huelga docente junto a la estudiantil) que produjo movilizaciones masivas a lo largo de las grandes ciudades del estado e incluso en pueblos. Dichas movilizaciones tuvieron un carácter bastante fuerte en las enseñanzas medias dado que la pelea de las reválidas tuvo mucha mayor acogida que cualquier otra reivindicación en otro sector del estudiantado.
Tras dicha huelga, Rajoy en pleno debate de investidura hace un gesto de echar para atrás parte del decreto de las reválidas, en concreto el no obtener el título de bachiller al suspender la reválida hasta que no haya un pacto de estado por la educación. Dicho gesto, pensamos que es fruto por un lado de no tener un gobierno en mayoría absoluta, pero sobre todo de la presión ejercida en la pasada huelga del 26 de octubre por parte del estudiantado.
Por eso, pensamos también desde la Coordinadora Sindical Estudiantil que es necesario seguir empujando para no sólo acabar con las reválidas sino para invertir la dinámica de ataques a la educación pública y a la situación de los y las estudiantes. Es por ello que convocamos huelga estudiantil en la provincia de granada y otros pueblos de Andalucía, no solo para acabar contra las reválidas, sino para seguir luchando contra la LOMCE, el 3+2, los recortes y la privatización de la educación.

  1. NUESTRA POSICIÓN

Además de seguir empujando en la lucha para que la movilización estudiantil vaya a más y lograr obtener victorias, pensamos que la manera para construir ésta y todas las huelgas ha de cumplir una serie de características de cara a que dichas jornadas sean más efectivas a la hora de golpear contra los ataques que sufrimos los y las estudiantes.
Por un lado pensamos que es necesaria la unidad de acción con todas las organizaciones estudiantiles de cara a construir sinergias que sean capaces de permitir dar saltos al movimiento estudiantil. Ello supone desde la coordinación para la intervención en campañas sindicales, hasta la generación de marcos de discusión unitarios a nivel estatal, nacional, autonómico y local para poder convocar de forma unitaria cada movilización, acabando así con la dinámica de descoordinación.
Además, converger en la lucha con el sector de los y las trabajadoras de la educación y el resto de la comunidad educativa es una tarea cuyos frutos ya están más que demostrados. No sólo a la hora de coordinarse de cara a las fechas de huelgas, sino en cómo aunar reivindicaciones y hojas de ruta para una lucha común. Por otra parte, generar pequeñas experiencias de convergencia de luchas con el resto de trabajadores y trabajadoras también puede ser positivo.
Por último, es necesario aprovechar estas fechas de movilización no sólo para pelear contra las puntas de lanza de la estrategia segregadora y privatizadora de la educación como el 3+2, la LOMCE o las reválidas, sino también para mejorar nuestras condiciones de estudio más inmediatas.

  1. NUESTRAS REIVINDICACIONES

Por último, a modo de resumen, la Coordinadora Sindical Estudiantil convocamos a la huelga estudiantil para luchar contra el 3+2, la LOMCE, las reválidas y los recortes en educación a nivel estatal. Pero también saldremos a reivindicar a nivel de la universidad de Granada un calendario académico no impuesto desde el consejo de gobierno y que tenga en cuenta las necesidades reales de los y las estudiantes, unas infraestructuras útiles en todas y cada una de las facultades y por una formación gratuita para la acreditación del B1 en lengua extranjera.
Además, seguiremos trabajando por las reivindicaciones de cada facultad y cada instituto para lograr poco a poco y a través de una lucha sostenida, que las condiciones de estudio de los y las estudiantes sean las mejores posibles.


lunes, 24 de octubre de 2016

¿Es legal hacer huelga estudiantil en la UGR?


Cada vez que se convoca huelga estudiantil en la Universidad de Granada, emerge la eterna polémica: si faltar a clase es o no "legal" para el alumnado, y si por tanto el profesorado puede penalizar a quienes secundan la huelga. En esta breve nota trataremos de desmontar algunos bulos al respecto inventados para desmovilizar al estudiantado.

El Estatuto de la Universidad de Granada reconoce el derecho a paro académico (huelga estudiantil) en el artículo 140 n), que reproducimos a continuación:

Son derechos específicos del estudiantado (…) los siguientes: Al paro académico en apoyo de sus reivindicaciones, en los términos que se establezca reglamentariamente.

Es necesario resaltar ese "reglamentariamente", pues todavía no se ha establecido en la UGR el reglamento que desarrolle el artículo 140 n); eso quiere decir que ese derecho, pese a estar reconocido, debe ser "completado" por una reglamentación, que aún no existe. Es esta la razón por la que esa carencia se presta a multitud de interpretaciones interesadas y sirve como arma arrojadiza para diversas entidades contrarias a la huelga estudiantil.

Sin embargo, el Defensor Universitario dice en su Informe del año 2013 que

la inasistencia a clase  de  los  alumnos  en  esas  fechas  concretas  no  debe  ser considerada  en  ningún  caso  como  un  indicador  negativo  para  el alumno a la hora  de  ser  evaluado,  naturalmente  siempre  que estemos hablando de convocatorias colectivas y legales.


Es decir, que ningún/a profesor/a puede perjudicar en su evaluación al alumnado como represalia o como coacción por ejercer su derecho reconocido a paro académico o huelga estudiantil; y en caso de que existiera tal perjuicio, el/la profesor/a estaría cometiendo una ilegalidad y vulnerando un derecho fundamental del estudiantado de la Universidad de Granada. No pueden ponernos un examen, una práctica o fijar asistencia obligatoria el día que se ha convocado una huelga estudiantil.

Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil, invitamos al estudiantado universitario a denunciar toda coacción o represalia que sufran por secundar la huelga estudiantil, y os animamos a poneros en contacto con nosotras si necesitáis ayuda en este tema.